Obesidad

La obesidad es uno de las principales causas de enfermedades a nivel mundial, por eso en Salus Medical Clinic nos tomamos muy en serio sus consecuencias y trabajamos día a día para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

  • Balón gástrico: Cuando nos ponemos un balón gástrico lo que se hace es introducir un pequeño balón relleno de suero salino estéril, que llena la cavidad del estómago e impide que tengamos hambre o que podamos comer una gran cantidad de comida.

  • Banda gástrica: La banda gástrica es una banda de silicona que se pone alrededor de la entrada del estómago y limita el paso de alimentos. Es totalmente ajustable según las necesidades de cada paciente y es una cirugía reversible. Además, al hacerse por laparoscopia no deja cicatrices visibles y la recuperación es inmediata.

  • Tubo gástrico: El tubo gástrico es una intervención para reducir la obesidad un poco más complicada que el balón o la banda gástrica. En este caso sí se realiza cirugía mayor en el estómago y se secciona una parte, reduciendo su tamaño de forma drástica y ayudando a personas con obesidad importante.

  • By-Pass Gástrico: El by-pass gástrico es una técnica para perder peso que se basa en hacer cambios en el sistema digestivo para limitar la absorción de nutrientes en el organismo. Tradicionalmente consiste en coser o grapar parte del estómago y se conecta con el intestino delgado, reduciendo la absorción de calorías de forma eficiente.

  • Cirugía Diabetes: La diabetes es una de las consecuencias más graves de la obesidad y de las personas que no llevan un ritmo de vida saludable y no cuidan su alimentación. Cuando nuestro organismo no genera la insulina suficiente para mantener el nivel de glucosa en sangre estable, existen diversas técnicas bastante complejas para ayudar al paciente y reducir los altibajos de azúcar.

Este tipo de cirugía sólo se recomienda a pacientes que tienen mal control metabólico, que requieren de una alta carga de tratamiento médico y que presentan otras patologías derivadas de la diabetes.

  • Dieta de pérdida de peso: Quizá la opción más conocida pero, al mismo tiempo, una de las más difíciles de adoptar con éxito. El problema de las dietas es que la mayoría de pacientes las ven como algo temporal para bajar X kilos, cuando en realidad la mejor dieta es cambiar de estilo de vida, de hábitos alimenticios y comenzar a practicar deporte.