Rinoplastia en Granada y Jaén, ventajas, desventajas y recomendaciones postoperatorias

https://salusmc.com/images/tratamientos/cirugia-estetica/facial/salus-medical-clinic-rinoplastia-despues.jpg

La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico cada vez más utilizado por muchas personas en el mundo para remodelar o reparar la nariz, por lo que se puede inferir que la gran mayoría de los pacientes acuden a cirugías de este tipo por problemas de estética.

Es, de esa forma, cómo a través de esta intervención se pueden tratar la giba ósea, desviaciones total o parcial hacia la derecha o izquierda de la nariz y malformaciones del tipo congénitas como paladar hendido y otras que se adquieren tras alguna enfermedad o traumatismos.

La rinoplastia en Granada y Jaén se lleva a cabo por un médico especialista (cirujano plástico) en hospitales o clínicas especializadas, con un tiempo de duración de hasta 2 horas. Efectuar la operación es muy sencilla y, seguramente, el paciente saldrá satisfecho con el nuevo aspecto en su nariz y rostro.

Ya en esta época no hay ningún tipo de distinción a la hora de solicitar una rinoplastia, por lo que tanto hombres como mujeres pueden someterse a ella sin ningún tipo de complicaciones.

¿Quiénes pueden someterse a una rinoplastia?

Para ser más específicos, al menos un 80 % de las personas que son sometidas a una rinoplastia lo hacen para lograr una mejor proporción de su nariz y, por consiguiente, mejorar sus rasgos en la cara.

Otro 20 %, según estudios realizados, lo hace para combatir problemas respiratorios causados por una lesión determinada o, sencillamente, por problemas vinculados a la propia nariz.

Sea cual sea la razón, un paciente de rinoplastia debe contar con las siguientes características:

1.- Ser físicamente saludable: Esta condición es necesaria para cualquier persona que desee someterse a una intervención quirúrgica, sobre todo, si la razón primordial es meramente estática.

2.- Tener un crecimiento facial completo: Es una exigencia que se tiene a la hora de llevar a cabo la tan anhelada remodelación de la nariz.

3.- Evitar fumar: El tabaco podría generar alguna complicación durante el proceso, por eso los cirujanos plásticos recomiendan, por lo menos, dejar de fumar algunos meses antes de llevar a cabo la operación.

4.- Es sumamente importante conversar con el médico especialista, para que acuerde junto con el paciente cuáles pueden ser las posibles expectativas a las que se puede llegar tras la operación.

Perfil del paciente

1.- Se debe tomar en cuenta a la hora de someterse a una rinoplastia el hecho de que la nariz del paciente es tan pequeña o tan grande que resulta desproporcionada en torno al tamaño de su rostro.

2.- Poseer la nariz muy ancha o que desde el puente de la misma surja alguna parte muy prominente.

3.- Cuenta con el perfil aquella persona con fosas nasales muy anchas o muy estrechas. También, aquellas con fosas nasales amplias, desiguales o caídas.

4.- Tener desviado el tabique o la nariz torcida también cuenta a la hora de solicitar y llevar a cabo una rinoplastia.

5.- Que el paciente presente alguna dificultad para respirar, ya sea por lesiones o por algún problema congénito.

Tipos de rinoplastias

Se conocen dos tipos de rinoplastias, las cuales describiremos a continuación:

1.- Cerrada: Es, quizá, la que más utilizan los cirujanos plásticas y tiene grandes ventajas, una de ellas es que no deja cicatrices a la vista.

No existe la necesidad de incisiones en la parte externa de la nariz, pues se accede a los cartílagos o tabique a través de las fosas nasales.

Utilizando esta técnica, el médico podrá tener acceso a cualquier zona de la nariz donde desee hacer las modificaciones sin mayores inconvenientes.

2.- Abierta: Esta requiere de un proceso más laborioso que la cerrada y consiste básicamente en abrir la zona media de la nariz para tener mayor acceso en cartílagos y huesos.

Es recomendada a aquellas personas con problemas más serios o para aquellos que requieren de una segunda intervención quirúrgica.

Ventajas y desventajas

Algunos beneficios bien valdrán la pena luego de llevar a cabo este procedimiento, sea cual sea el tipo de rinoplastia a la que te hayas sometido.

1.- Corrigen malformaciones que se tienen desde el nacimiento: Por ejemplo, puede ser una buena alternativa para aquellos que han nacido con el tabique desviado.

2.- Corrigen problemas derivados por accidentes: La mayoría de los pacientes que visitan a un cirujano plástico para una rinoplastia por accidente son los deportistas, sobre todo jóvenes, tras haber recibido un fuerte golpe en la nariz.

3.- Ayuda a mejorar problemas respiratorios: El médico o cirujano deberá abrir fosas nasales y ayudará con ello considerablemente a cualquier paciente a respirar mucho mejor.

4.- Eleva la autoestima: Si puedes tener una nariz perfecta o, sencillamente, desproporcionada con la que presentarte ante los demás, es seguro que la valoración hacia ti mismo mejore.

A pesar de las muchas ventajas, también hay algunos riesgos que debes tomar en cuenta:

1.- Una de las desventajas pueden ser las infecciones que acarrea una intervención quirúrgica de este tipo.

2.- También es muy probable que haya alergias a la anestesia, para ello deben hacerse estudios de rigor antes de la operación.

3.- Existe una probabilidad de que los resultados no sean los que estabas buscando, por eso habíamos mencionado que la comunicación con el cirujano es vitar para conocer las posibles expectativas.

4.- Puede haber cicatrices que se noten, todo depende del tipo de rinoplastia y qué médico la ha llevado a cabo.

5.- Complicaciones como fallas en la respiración y sangrado nasal son riesgos que debes considerar.

6.- Tras toda operación, es común que hayan algunos hematomas, sobre todo, las cuales pudieran ir desapareciendo a medida que pasa el tiempo, si se hacen los cuidados correspondientes y si se toma el debido reposo.

7.- Aunque no lo creas, también se tiene como desventaja que el tabique obtenga una forma asimétrica.

Cuidados postoperatorios

El paciente que se haya sometido a una rinoplastia no estará incapacitado en hacer sus actividades normales, siempre que guarde el reposo debido y cumpla con el tratamiento indicado.

A dos días después del procedimiento, una persona puede llevar a cabo tareas habituales. Una semana después, puede volver sin complicaciones a su trabajo o colegio.

Sin embargo, no estarás recuperado en su totalidad hasta después de varias semanas, siempre y cuando hayas sido evaluado por el cirujano plástico. Él indicará cuál ha sido la evolución.

Es normal que durante los primeros días tu cara se inflame o presente hematomas, todo se irá normalizando al pasar los días, no tienes de qué preocuparte.

Es importante también que tomes los analgésicos recetados por el doctor para dolores en la cara o cabeza.

Además, es necesario que después de la rinoplastia tomes en consideración las siguientes recomendaciones:

1.- Lo primero que debes hacer es tomar periódicamente los medicamentos recetados por el doctor para la hinchazón y para los dolores.

2.- Evita necesariamente cualquier actividad física o contacto. Es decir, n podrás hacer deportes, algunas actividades domésticas que requieran de esfuerzo físico ni mantener relaciones sexuales hasta que el médico decida.

3.- Trata de no hablar casi, ni de reír o hacer gestos con la cara durante los días recientes a la operación.

4.- No comas alimentos que no estén demasiado calientes ni tomar bebidas alcohólicas, por lo menos durante las primeras semanas.

5.- Evita el cigarrillo en los primeros meses y también evita estar cerca de personas que fuman.

6.- No mojes la zona de la nariz, aunque puedes asearte sin ningún problema.

7.- Duerme siempre con la nariz hacia arriba, jamás de lado o baca abajo, pues podrías lastimarte,

8.- Prohibido tomar el sol, exponerte al frío o al viento los primeros meses después de la operación.

9.- Si estornuda, trata de que sea con la boca abierta.

Otros procedimientos de cirugía estética que te pueden interesar son:

Para más información visita nuestra clínica de cirugía estética.