Medicina Estética

La Medicina Estética es un conjunto de técnicas e intervenciones médicas que se realizan con la finalidad de buscar la armonía, el equilibrio físico y, a diferencia con la Cirugía Estética, nunca requieren de anestesia general. Esto se traduce en una recuperación más rápida para el paciente y en la posibilidad de evitar un ingreso hospitalario.

El canon de belleza es una estándar creado en la Antigua Grecia y popularizado por escultores como Praxíteles (Venus de Cnido). La Medicina Estética nos ayuda a conseguir la proporción física y el equilibrio, restableciendo, manteniendo y mejorando la belleza, la salud de las personas y adaptándose a la tendencia establecida en cada época de la historia.

El ser humano se ha preocupado por su apariencia física desde sus inicios, estableciendo una relación directa con la pirámide de Maslow; cuantas más necesidades tenemos cubiertas como sociedad, más importancia recibe conseguir la belleza física.

Una de las grandes diferencias entre Medicina Estética y Cirugía Estética es que, esta última, realiza intervenciones invasivas que requieren anestesia general y una recuperación posterior bajo supervisión hospitalaria.

Además, otro de los grandes problemas de la Medicina Estética está relacionado con el Sistema de Salud Pública, donde sólo te realizan una intervención si hay una patología médica previa. En la Seguridad Social española no se realizan intervenciones de Medicina Estética o Cirugía Estética por motivos físicos ni estéticos si no están relacionados con una enfermedad grave que dificulte la vida diaria del paciente.

Al no financiar los tratamientos de Medicina Estética, muchas personas recurren a Salus Medical Clinic para solucionar un amplio número de imperfecciones físicas. Y es que, contar con una clínica con experiencia y que ofrezca facilidades de financiación, primera consulta gratuita, además de contar con un equipo de profesionales médicos del más alto nivel, hace que seamos la opción favorita en este tipo de intervenciones médicas.

Las técnicas que se emplean son cada vez más complejas y utilizan tecnología avanzada, por lo que es imprescindible trabajar sólo con una plantilla médica con experiencia, seria, y con la capacidad de afrontar retos cada vez más complejos.