COVID-19: cuidado de la piel por el uso de mascarillas

COVID-19: cuidado de la piel por el uso de mascarillas

COVID-19: cuidado de la piel por el uso de mascarillas

Rate this post

La piel del rostro no está fisiológicamente adaptada a llevar una mascarilla durante varias horas seguidas. Reacciona rápidamente a las agresiones y los problemas de la piel pueden aparecer e incluso empeorar. La causa es la fricción, la humedad y la transpiración.

La piel bajo una máscara ya no respira. La máscara impide los intercambios habituales con el mundo exterior. Al respirar aire a través de una mascarilla, la piel se expone a un nivel mucho más alto de dióxido de carbono (CO2) y se baña en un entorno propicio para la proliferación de bacterias y microbios.

Al aumentar el calor en la zona de las mejillas y alrededor de la boca, la humedad se acumula y desencadena toda una serie de reacciones: la producción de sebo se descontrola, los poros se obstruyen, etc.

La salud de la piel bajo la mascarilla también depende de nuestra respiración. Por lo tanto, la higiene bucal y digestiva es muy importante. Por ello, los fumadores son más propensos a ver cómo se deteriora el estado de su piel. Hay alquitrán en su aliento. Obviamente, esto no es bueno para la piel.

Es muy importante limpiar la piel en profundidad, especialmente si se utiliza maquillaje, ya sea con una rutina de cuidado de la piel eficaz o con un producto de cuidado de la piel. Su esteticista le aconsejará el protocolo más adecuado según su tipo de piel.

Aumento de las irritaciones cutáneas leves

El roce de los elásticos en la parte superior de las mejillas, por encima de las orejas y el tejido o la fina barra de acero en el puente de la nariz puede causar irritación, enrojecimiento con hormigueo o picor, sequedad de la piel o incluso pequeñas heridas.

Para evitar la irritación, lo mejor es utilizar una máscara de algodón. Son más suaves y menos irritantes. Las mascarillas quirúrgicas no tejidas son las más propensas a causar problemas. En una piel frágil, hasta el más mínimo rasguño puede causar daños. Si se trata de una simple irritación, una crema hidratante no demasiado espesa es suficiente para reforzar la protección de la piel. Los tratamientos hidratantes y calmantes son muy eficaces. Se debe evitar el uso de jabones en la cara, ya que éstos desnudan la piel y la hacen aún más irritable.

Empeoramiento de enfermedades cutáneas existentes

Las enfermedades de la piel no se desencadenan sólo por el uso de la mascarilla, pero algunas patologías existentes pueden verse amplificadas. Hay muchos otros factores que entran en juego. Si padeces una enfermedad de la piel, es conveniente que consultes a tu dermatólogo para adoptar los gestos adecuados y posiblemente adaptar tu tratamiento.

Para las personas con piel fina y seca, usar una mascarilla, quitársela y ponérsela de nuevo favorecerá la aparición de rojeces e incluso la aparición de rosácea. En este caso, puedes tratar tu piel con Rozatrol® o realizar una sesión de luz pulsada intensa (IPL).

En las personas con piel grasa, el uso de la mascarilla agrava la seborrea, es decir, la secreción excesiva de sebo. De hecho, la mascarilla obstruye los poros y favorece los brotes de acné.

Generalmente se combinan varias técnicas para obtener resultados óptimos (peeling, mesoterapia). Para el acné, LaseMD™ es una técnica que da excelentes resultados. Se trata de una ayuda cosmética con un láser de Thullium.

Del mismo modo, se observan muchos brotes de eczema, especialmente en personas que tienden a tenerlos en circunstancias normales. Puede aliviarse con un sérum dermatológico que se dirige con precisión a las necesidades de la piel, al tiempo que reequilibra sus defensas naturales.

También pueden aparecer manchas de psoriasis, manchas de pigmentación postinflamatoria o inflamación de los folículos pilosos de la barba.

Un riesgo de alergia

Los casos de alergia son muy raros. Todo depende de la sensibilidad de la piel a los materiales de los que está hecha la mascarilla. Las mascarillas quirúrgicas de polipropileno o neopreno son las más propensas a causar problemas. Además, los materiales sintéticos y algunos tintes pueden contener componentes irritantes. En el caso de las alergias, es preferible utilizar mascarillas de algodón, que deben ser de un color neutro y pálido.

En caso de alergia, el dermatólogo puede prescribir un antihistamínico de aplicación local u oral o una crema de cortisona.

Tags:


Financiación

Para que puedas realizar tu tratamiento te proporcionamos diferentes fórmulas de pagos y financiación.

Primera consulta gratuita

En Salus Medical Clinic, te ofrecemos la primera consulta gratuita realizada por médicos especialistas.

Horario

Lunes a Viernes

09:30 a 14:30 y 16:30 a 21:00 horas

Sábados

Cerrado

Domingos

Cerrado