Qué es la lipoescultura y porqué no es igual que la liposucción

Esculturas del cuerpo ideal

Qué es la lipoescultura y porqué no es igual que la liposucción

Rate this post

Seguro que has pensado alguna vez en la posibilidad de acabar con esa grasa acumulada que ha ampliado tu cintura. O que estás prestando demasiada atención al volumen de los muslos o a la piel colgante del brazo. Es más, es probable que hayas emprendido alguna dieta o te hayas motivado a hacer más ejercicio. Lo último, unido a una alimentación saludable son, sin duda, la mayor garantía para eliminar grasa de nuestro cuerpo pero ¿Dan el mismo resultado cuando se trata de reducir grasa localizada? La respuesta no es tan contundente. Por eso, desde Salus Medical Center venimos a contarte qué es la lipoescultura y por qué no es la misma cosa que la liposucción.

Empecemos indagando más sobre la acumulación de grasa. Para nuestro cuerpo, las grasas son una fuente de energía, un elemento que quemamos para lograr ese combustible que nuestro organismo necesita. Esa grasa que nosotros recibimos de los alimentos, si es mucha y no se quema a tiempo, tiende a acumularse. Pero ingerir cantidades de grasa mayores a las que nuestro cuerpo puede quemar no es el único motivo por el que se almacena en exceso.

El sexo, la edad o la genética juegan un papel fundamental, así como el propio estilo de vida. El sedentarismo siempre será un hábito que lleve a la acumulación de grasa, aunque se lleve una dieta saludable. Y lo mismo al contrario, sólo hacer ejercicio no siempre implica una pérdida de toda la grasa que creemos que nos sobra. En este punto, ya podemos arrojar algo de luz sobre si reducir grasa en puntos localizados con ejercicio y dieta es posible. Lo que señala la evidencia científica es que ambas contribuirán a fortalecer nuestros músculos y a eliminar grasa generalizada, pero no existen los milagros con la grasa que se encuentra más localizada.

Cirugía estética para eliminar la grasa

Estudio de grasa focalizada para lipoescultura.
Estudio de grasa focalizada para lipoescultura.

Cuando la vida saludable y la actividad física no han conseguido alcanzar el cuerpo deseado, es común valorar qué aportaciones puede hacer la medicina al respecto. En la actualidad existen algunas intervenciones propias del campo de la cirugía estética para lograrlo. Una de las más conocidas es la liposucción. La liposucción es un procedimiento quirúrgico donde se extrae la grasa corporal a través de pequeñas incisiones desde las que se introduce una fina cánula que absorbe la grasa. La precisión es una de sus grandes virtudes, y es que gracias a su fina cánula, la operación llega a esas zonas del cuerpo más propensas a la retención de grasas.

Así, todo el mundo piensa en la liposucción cuando habla de reducir medidas pero ¿Has escuchado alguna vez hablar de la lipoescultura? Muchos piensan que es una forma más de definir la liposucción, pero lo cierto es que no son exactamente la misma cosa. Los avances en la cirugía estética han permitido evolucionar también en las técnicas, llegando a crear otras nuevas más eficaces o con más posibilidades de ofrecer resultados. Eso es lo que sucede con la liposucción y la lipoescultura, que, en realidad, el resultado de una es el avance de la otra.

¿Cual es la diferencia entre la liposucción y la lipoescultura?

Veamos más en detalle la definición del proceso de lipoescultura. La lipoescultura también es una intervención quirúrgica consistente en la extracción de grasa a través de una cánula muy fina desde la que se produce la absorción. El objetivo será eliminar el tejido graso sobrante de esas zonas donde se suele resistir, como el abdomen, los brazos, los muslos o las nalgas, entre otras. El objetivo será remodelar el contorno corporal.

Hasta aquí la definición sigue siendo prácticamente la misma que la liposucción. Sin embargo, la principal diferencia es que la lipoescultura es un proceso más completo porque no sólo absorbe la grasa antiestética, sino que también la aprovecha. La grasa extraída se utiliza para otras partes del cuerpo donde se quiera dar volumen. Así es, el tejido que se absorbe es útil para aumentar el volumen de glúteos, pecho, incluso pómulos, realizando así un proceso completo de remodelación corporal. En resumen, reducir volumen y remodelar, ese es el doble objetivo de la lipoescultura.

Ahora que conoces más sobre esta versión más avanzada de la liposucción vamos a entrar en detalles para que todas tus dudas queden resueltas.

¿Por qué se realiza una lipoescultura?

Persona mide la grasa de sus muslos para una lipoescultura.
Persona mide la grasa de sus muslos para una lipoescultura.

Como ya hemos señalado, la lipoescultura es un proceso del campo de la cirugía estética y, como la mayoría de estos procesos, el motivo principal es lograr el aspecto deseado. Sentirnos bien con nuestro cuerpo forma parte del proceso de autoestima tan importante para el desarrollo personal. Por eso, cuando la grasa localizada provoca una imagen no deseada y no se han obtenido resultados con otras soluciones, lo normal es valorar la realización de un proceso médico para eliminar esa grasa.

En este punto, es importante resaltar que ni la liposucción ni la lipoescultura son procesos que encajen dentro de otros propios de la cirugía para la obesidad. De hecho, no está recomendada para personas con sobrepeso. Así, tenemos que tener claro que reducir la grasa y moldear la figura no es sinónimo de adelgazar o de perder kilos. La lipoescultura se plantea para aquellos casos en donde el paciente se encuentra en un peso normal y el objetivo es, simplemente, neutralizar esa grasa complicada que no desaparece ni con buena alimentación ni con ejercicio.

¿Cómo es el proceso de una lipoescultura?

Lo primero cuando un paciente llega con la idea de pasar por una lipoescultura es realizar una valoración médica. Será necesario evaluar al paciente, así como su historial médico y sus condiciones de salud. Es probable que se requieran algunas pruebas para comprobar la condición pulmonar, cardiovascular y el análisis sobre otros valores para garantizar que la intervención se puede realizar con seguridad.

Como cualquier otro de los muchos procesos de cirugía estética que existen, el paciente debe ser consciente de que el procedimiento requiere una inversión económica. Son muchos los que se preguntan antes de tomar la decisión cuánto vale o cuál es el precio de una lipoescultura. El coste vendrá derivado de multitud de factores, pero lo seguro es que la mejor opción será siempre ponerse en manos de reconocidos profesionales. La salud no es algo en lo que se deba escatimar, así que siempre será mejor invertir en un lugar especializado y certificado para realizar operaciones del estilo.

Llega el momento de la intervención

El siguiente paso será el momento de la intervención. La cirugía de lipoescultura puede resolverse entre una y tres horas, si no existe ninguna complicación. El especialista podrá definir el tipo de anestesia que precisará el paciente. Si la zona a trabajar es pequeña y concreta, puede optarse por una anestesia local; mientras que si el área es mayor puede que el paciente reciba una anestesia general. En cualquier caso, el usuario no sentirá ningún dolor ni molestia durante el proceso quirúrgico.

Tras la sedación, el equipo especialista inyectará una solución para disolver la grasa y que esta sea absorbida con más facilidad. Más tarde se realizarán las pequeñas incisiones desde las cuales se introducirá la cánula que aspirará la grasa, procediendo así a la extracción selectiva. Por último, la grasa extraída se aprovechará para ser aplicada en las zonas donde el paciente desee aumentar el volumen. La lipoescultura también incluye el proceso de eliminación de piel sobrante, así es posible lograr una mejor apariencia sin que nada quede colgante.

Una vez finalizado todo el proceso el paciente debe prepararse para permanecer en ingreso hospitalario un par de días. Otros puntos reseñables del postoperatorio será el reposo, el uso de una faja de compresión que facilite la recuperación, la retirada de los puntos de las incisiones o la prescripción de medicación para reducir el dolor o las molestias que se puedan dar tras el paso por el quirófano.

Persona en camilla
Persona en camilla.

¿Cuáles son los resultados?

Conocer cuáles serán los resultados de una liposucción o una lipoescultura es clave en la toma de decisión del paciente. En este punto, es importante dejar claro que todo dependerá, en gran medida, de los cuidados del postoperatorio y de la vida posterior a la cirugía. Los resultados que ofrece la lipoescultura son rápidos, eficaces y a largo plazo, siempre y cuando se retomen los hábitos de vida saludables.

Con la lipoescultura, la grasa localizada desaparece de forma permanente de la zona trabajada. Sin embargo, no podemos perder de vista que la formación de otras células grasas puede darse y acumularse en otros lugares. Para que no ocurra, se deben cumplir con las indicaciones del médico especialista para el desarrollo del postoperatorio. Además, cuando llegue la total recuperación es recomendable mantener un estilo de vida activo y una buena alimentación.

Igualmente, hay que tener en cuenta que inmediatamente después de la cirugía puede que aparezca algo de hinchazón e inflamación. Esto, si todo se desarrolla con normalidad, desaparecerá en alguna semanas. Por otro lado, teniendo en cuenta la extracción de la grasa y la inyección en otras zonas, es posible que los resultados definitivos comiencen a verse a partir de los tres meses posteriores a la operación.

Si después de toda esta información todavía tienes dudas o se ha despertado tu interés en perder esa grasa acumulada que te disgusta, no dudes en contactar con Salus Medical Center, tu centro de cirugía estética especialista en Granada.



Financiación

Para que puedas realizar tu tratamiento te proporcionamos diferentes fórmulas de pagos y financiación.

Primera consulta gratuita

En Salus Medical Clinic, te ofrecemos la primera consulta gratuita realizada por médicos especialistas.

Horario

Lunes a Viernes

09:30 a 14:30 y 16:30 a 21:00 horas

Sábados

Cerrado

Domingos

Cerrado