Otoplastia

https://salusmc.com/images/tratamientos/cirugia-estetica/facial/salus-medical-clinic-otoplastia-despues.jpg

¿Qué es?

La otoplastia es la cirugía realizada con el fin de corregir la posición de aquellas orejas excesivamente separadas, las popularmente conocidas como orejas de asa o soplillo, considerándose una de las causas estéticas que originan mayores complejos. También se puede reducir el tamaño de las orejas, logrando una correcta simetría de las mismas, en consonancia con el rostro.

Otras deformidades que corrige la otoplastia es la oreja en copa y contraída. También, por otra parte, se puede cambiar la forma y tamaño de los lóbulos.

¿Qué personas pueden ser candidatas a una cirugía plástica de orejas?

Los mejores candidatos para una otoplastia son aquellas personas con un buen estado de salud, que se encuentran a disgusto con la forma, tamaño o disposición de sus orejas existiendo una verdadera anomalía.

Generalmente, es una cirugía que se realiza en niños entre los 4 y 14 años, debido a la trascendencia que estas anomalías tienen entre estos, con el objetivo de evitar posibles traumas, aunque no existe ningún problema asociado a llevarlas a cabo en personas adultas.

¿Cómo se procede en una operación de orejas?

1. La intervención se realizará en uno de los quirófanos de las clínicas “Nuestra Señora de la Salud” o “La Inmaculada”, ambas ubicadas en Granada capital; llevada a cabo bajo anestesia local más sedación (el paciente está adormilado), o menos frecuentemente, bajo anestesia general.

La duración de la operación suele estar entre 1 y 2 horas, dependiendo de la deformidad presente y la técnica quirúrgica utilizada.

2. A grandes rasgos, se practica una pequeña incisión en el surco posterior de la oreja, necesaria para acceder al cartílago auricular que se esculpirá y doblará hacia atrás, con la intención de generar la nueva forma de la oreja llegando a darse unos puntos de sutura, si fuese necesario, para mantener la nueva forma. Incluso, puede llegar a ser oportuna la extirpación de una parte de cartílago, con el fin de dotar a la oreja de la forma deseada. La eliminación de una cuña de la piel de la parte trasera de la oreja supone el final de la intervención, normalmente realizada en las dos orejas, aunque sólo una sea la verdaderamente afectada, al conseguirse mayor armonía y mejor resultado, por tanto, a pesar de que la asimetría de partida sea observable únicamente en una.

3. Por lo que respecta a la cicatriz, esta quedaría justo en el pliegue que existe detrás de la oreja y por tanto, oculta.

Cuidados posteriores a una otoplastia

Generalmente, tanto niños como adultos se encuentran correctamente tras una otoplastia, aunque, a veces, puede ser aconsejable que se queden en la clínica hasta que se disipen los efectos de la anestesia.

Se abandonará el centro médico con un vendaje alrededor de la cabeza, el cual podrá ser sustituido, pocos días después, por uno más ligero y similar a una cinta para el cabello.

Es normal experimentar tras de la operación leves molestias, habitualmente controlables con la medicación que se recomiende.

Durante el mes posterior a la otoplastia habrá de evitarse realizar movimientos que impliquen doblar las orejas. En todo caso, hay que recordar que no conviene realizar actividades físicas bruscas.

Se ha de asumir como normal que las orejas se presenten inflamadas y algo amoratadas al principio.

Los niños pueden volver al colegio en el plazo de una semana, mientras que los adultos pueden reincorporarse al trabajo en cinco días.

Resultados

Se trata, por tanto, de una cirugía sencilla, con muy buenos resultados y de rápida recuperación, que, en el caso de los niños, soluciona muchos complejos.