Micropigmentación

La micropigmentación es una técnica estética que cada vez está más a la orden del día. El aumento en el número de personas que optan por esta opción hace que se levanten dudas acerca de esta práctica.

¿Para qué sirve?

La micropigmentación es una técnica utilizada en la medicina estética, que trata de arreglar y disimular pequeños desperfectos de nuestro físico, sobre todo en la zona facial.

Es por ello que existe la micropigmentación de cejas, una opción que permite a las mujeres y hombres que tienen las cejas poco pobladas definirlas y conseguir verse más atractivos. También se lleva a cabo micropigmentación de labios, para aquellas personas que quieren corregir asimetrías y armonizar su rostro.

Otra de las aplicaciones de esta técnica es la micropigmentación capilar. Así es, la técnica de micropigmentación puede ayudar a disimular la calvicie. Además de esto, se practica también la micropigmentación de ojos. Este tipo de micropigmentación se lleva a cabo para dibujar de manera permanente una línea negra en la parte superior o posterior de los párpados, quedando así maquillada la paciente de manera permanente.

Cabe destacar la labor que se está llevando a cabo la micropigmentación oncológica, cuya aplicación se basa en arreglar los estragos que ha podido causar la quimioterapia en los pacientes de cáncer. Esta técnica corrige imperfecciones de la piel, machas e incluso disimula cicatrices. Uno de sus usos más comunes es la reconstrucción de aureolas mamarias tras la operación de cáncer de mama.

aureolas mamarias tras la operación de cáncer de mama. Sin lugar a dudas, la buena imagen y la estética en la sociedad cada vez tienen más peso y las personas tratan de sentirse y mostrarse lo más atractivas posible.

¿En qué consiste?

La micropigmentación es una técnica relativamente sencilla. Esta práctica consiste en insertar pigmentos en la zona donde se desea mediante una aguja. Los micropigmentos se insertan a nivel epidérmico.

¿Es doloroso?

Muchas personas piensan que el proceso es doloroso, pero nada más lejos de la realidad. El proceso puede resultar algo incómodo, pero nada doloroso. Es cierto que siempre dependerá de la sensibilidad de la zona donde se realizará la micropigmentación y de la sensibilidad de la propia persona. No obstante, en la mayoría de los casos suelen aplicar una pomada anestésica, para que el paciente sienta las menosres molestias posibles.

¿Cuál es el resultado?

Otra preocupación de los pacientes suele ser el resultado. Muchos temen que, tras la micropigmentación, la zona en cuestión se vea artificial. No obstante, se debe recordar que la finalidad de la micropigmentación es un resultado natural. Se trata de que el paciente se vea mejor, pero no se aprecie en exceso dicha micropigmentación.

Hay que recordar que la micropigmentación no dura para siempre. Es necesario llevar a cabo revisiones anuales para controlar el estado de los pigmentos. Su duración dependerá del tipo de piel de cada persona, de la exposición al Sol que tenga y de la zona donde se han insertado los pigmentos.

¿Quién la lleva a cabo?

Por último, tener en cuenta que esta técnica debe llevarse a cabo siempre por profesionales para conseguir el resultado deseado. Aunque hay muchas clínicas que ofrecen este servicio, hay que asegurarse de obtener el trato más profesional posible. En Salus Medical Clinic trabajamos con uno de los mejores equipos de profesionales, tanto en el campo de la medicina como en cirugía estética de Granada.