Lifting facial en Granada y Jaén

https://salusmc.com/images/tratamientos/cirugia-estetica/facial/salus-medical-clinic-lifting-despues.jpg

Rejuvenece con la cirugía de lifting facial

¿Llegaste a cierta edad y crees que mejorarías tu apariencia sin srrugas y líneas de expresión? Pues si es el caso, sigue leyendo que te contamos absolutamente todo lo que debes saber sobre la cirugía de lifting facial.

Esta intervención quirúrgica, llamada también ritidectomía, te permite precisamente eso: devolver una apariencia más joven a tu rostro y se puede practicar tanto en  hombres como en mujeres.

Las arrugas faciales marcan la llegada del envejecimiento y como sabemos, se forman por la alteración de las fibras elásticas en la piel con el pasar de los años.

Exponerse tiempos prolongados a la luz solar, fumar, realizar gestos que acentúen las líneas de expresión en la cara, el estrés o una pérdida considerable de peso también genera más arrugas en la piel.

Aunque esto es algo completamente natural y que denota la madurez de las personas, no a todos les encanta tener estos pliegues en su rostro y por eso deciden ayudarse un poco con tratamientos de rejuvenecimiento facial.

Y está bien, no te sientas mal, para eso existe la cirugía de lifting facial, una intervención en la que el médico tratante realizará ciertas incisiones alrededor de la cara para estirar la piel y de esta manera eliminar las posibles arrugas.

Sin embargo, no todos califican para la realización de esta intervención, pues lo primordial es contar con un estado de salud excelente que te permita una recuperación rápida y sin ningún tipo de traumas. Tener una piel flexible también ayudará con el proceso.

Otra condición importante es que la persona que pretenda hacerse un lifting facial en Granada o Jaén realmente tenga excedente de piel en el rostro, pues esta será la que utilizará el médico para hacer el estiramiento.

En este sentido, el paciente no debe tener ningún problema de cicatrización, pues en la cara sería más notable cualquier problema de este tipo.

¿Cuánto cuesta un lifting facial?

Son muchísimos los factores que hay que tomar en cuenta a la hora de determinar el precio de una intervención como esta. La clínica o el centro de salud, los honorarios del médico, el precio de la anestesia y el tipo de técnica que se utilice son algunas de ellas.

La valoración deberá estar hecha por un médico especialista en el área, en este caso un cirujano plástico que te explique cómo llevará a cabo tu proceso. Así que no escatimes en el precio cuando de pagar un buen doctor se trate, pues esto hará la diferencia entre un buen o mal trabajo. Recuerda que tu salud jamás puede estar en juego.

Por ello no te podemos dar un cantidad específica sobre el precio del rejuvenecimiento facial a través de un proceso quirúrgico hoy en día, pero según datos estadísticos aportados por la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (Asps por sus siglas en inglés), el coste promedio de una cirugía de lifting facial es de 5000€ en Estados Unidos. Hay que tener en cuenta los costes de los honorarios del cirujano, anestesia, gastos del hospital incluyendo cuidados de enfermería, quirófano y hospitalización, así como la medicación y otros gastos adicionales.

Otro aspecto a considerar en tu presupuesto son las medicinas o terapias post operatorias y los costos de los exámenes previos a la operación que pueden ir desde hematologías completas hasta pruebas cardiovasculares para confirmar tu óptima condición.

¿A quién va dirigido el lifting de rostro?

Toda persona que conserve la elasticidad de su piel y cuya intención sea la de querer eliminar sus arrugas, es un potencial aspirante a someterse a un lifting facial. El perfil del candidato ideal suele ser el de aquél que ha visto su piel afectada, cambiada o deteriorada por el paso del tiempo (la edad); por la acción de los rayos del sol (que estimula un envejecimiento prematuro de la piel); por cuestiones genéticas; o, simplemente, por ciertos hábitos de vida (como alimentación no saludable, tabaquismo, cambios bruscos de peso, niveles altos de estrés); cuyo rango de edad está comprendido entre los cuarenta y los sesenta años (como norma general), no habiendo distinciones significativas entre sexos.

Pasos previos

Al igual que en todas las cirugías, es súper necesario prepararse antes de entrar a quirófano. Son ciertos pasos que deben efectuarse a cabalidad para que la cirugía de lifting facial sea todo un éxito. Lo primero es cumplir con los requerimientos médicos como por ejemplo haber pasado todos los exámenes de sangre y los análisis realizados por el doctor.

Es necesario acotar, que cada médico tiene la autonomía de decidir lo que considere prudente para su paciente, es decir, él es el único que podrá decir con exactitud qué cuidados debes cumplir antes de operarte.

En líneas generales, podemos mencionar que los malos hábitos como el de fumar, deben ser eliminados con anterioridad, así como también los medicamentos que fungen como anticoagulantes y otros  tales como las aspirinas y la vitamina E. Recuerda siempre que lo más importante es tu salud, así que no olvides tomar todas las previsiones que puedas para evitar complicaciones postoperatorias.

¿En qué consiste la operación?

Justo en la línea donde comienza el cuero cabelludo, el cirujano realizará una incisión lo más delicadamente posible para evitar que se vea, la cual irá bajando hasta la parte de atrás del lóbulo de la oreja, terminando en la parte baja del cuero cabelludo, donde limita el cabello con el cuello.

Una vez realizado esto, la idea es tensar la piel para que quede lisa según lo que considere el doctor, pues quizás lo haga en un 50% o al 90% de acuerdo a lo que él crea pertinente y a lo conversado anteriormente con el paciente, porque la idea no es que quedes tan estirada que no puedas ni sonreír.

Lo que hará la diferencia es que el médico sea capaz de hacer cortes prácticamente invisibles cuando sean cicatrizados, sin embargo, como se mencionó anteriormente, esto dependerá muchísimo del tipo de piel y la cicatrización que tenga el  paciente.

Estirar la piel no es lo único que se debe hacer durante el proceso. También hay que eliminar grasa con el fin de que la piel quede ceñida a los músculos y por ende pueda lograr una tez más tersa y regalar a los pacientes años de juventud.

Al finalizar el proceso, el médico tendrá que suturar las heridas y vendarlas para que no queden expuestas a infecciones o bacterias.

Si además del lifting facial aprovechas para hacerte otros retoquitos en el cuerpo, tu recuperación será un poco más lenta. Pero si has seguido los pasos que te ha dado el doctor y si cumples a cabalidad con los cuidados, seguramente no tendrás ningún tipo de problemas.

A pesar de eso, probablemente con el paso de la anestesia sientas los dolores propios tras una intervención como esta. No te preocupes, es normal.

También es usual que al día siguiente el paciente esté muy hinchado, incluso con hematomas y que además de las vendas tengas que utilizar algún drenaje durante un período de dos días aproximadamente.

La primera semana es crucial. No se puede hacer ningún esfuerzo o actividad que implique agotamiento físico porque podrían romperse las suturas, por ende las cicatrices quedarían abiertas y esto hay que evitarlo a toda costa, al igual que la formación de coágulos de sangre.

A la semana normalmente deberías asistir a tu doctor para eliminar los puntos de sutura y seguir con la recuperación sin hacer más allá de lo permitido.

Los riesgos

Según la Asps, un estiramiento facial consiste en realizar un procedimiento que mejore los signos visibles del envejecimiento tanto en la cara como en el cuello.

Por ser una intervención conlleva a riesgos que, aunque no son comunes en la mayoría de los pacientes, pueden presentarse. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • Pérdida de cabello de manera temporal en las cicatrices
  • Riesgos propios del proceso de anestesia
  • Sangrado e infecciones
  • Dolores persistentes
  • Acumulación de algunos fluidos
  • Mala cicatrización
  • Hinchazón por más tiempo de lo normal

Cabe destacar que otro de los riesgos es la insatisfacción del paciente ante los resultados visibles, bien sea porque exista alguna asimetría, ubicaciones de la cicatriz que les desfavorezca o deformidades.

Por eso debes tomar en cuenta las mejores opciones a la hora de escoger un cirujano y por supuesto tratar de hacer todas las preguntas posibles a tu médico antes del rejuvenecimiento.

Para saber qué tanta práctica posee en el campo de la cirugía plástica podrías preguntarle sobre su experiencia laboral o si está certificado por alguna institución de médicos cirujanos.

Además, debe responderte si realmente calificas para este procedimiento y por qué, cuál es la técnica que mejor te favorecerá, cuáles son los riesgos y qué haría en caso de haber complicaciones pero lo más importante es pedirle fotos de antes y después de sus antiguos pacientes para ver los resultados que obtuvo.

Lo último en lifting facial sin cirugía

Cuando los surcos de las arrugas no están demasiado marcados, existen otras alternativas menos abrasivas que rejuvenecerán tu rostro, y aunque quizás sean procesos menos duraderos, mucha gente prefiere este tipo de opciones que te mostramos a continuación:

  • Sistemas tensores: Aunque no dura tanto como el lifting facial, su resultado es inmediato. La idea es colocar hilos trenzados para tensar los tejidos más profundos del rostro a través de incisiones mínimas que son casi imperceptibles.
  • Infiltración de relleno facial: La idea es colocar sustancias que permitan disminuir las líneas de expresión y para ello se puede utilizar ácido hialurónico o incluso la propia grasa del paciente.
  • Bótox: Si las líneas de expresión están muy marcadas, la inyección de bótox podría ser tu salvación.
  • Láser: Existen algunos tratamientos láser que permiten la eliminación de arrugas y disminución de líneas de expresión. El lifting facial láser es menos invasivo que el procedimiento tradicional.
  • Rejuvenecimiento facial natural: Si al contrario prefieres no intentar ninguna de las opciones anteriores siempre cuentas con lo casero y natural. Existen muchísimos tratamientos a través de mascarillas que puedes hacer en tu casa sin necesidad de gastar gran cantidad de dinero. Pero ojo, en su mayoría son preventivas, o en el mejor de los casos solo hidratarán tus arrugas para que estén menos marcadas.

Sea cual sea el tratamiento que elijas, te recomendamos que escojas muy bien el médico con el que te vas a practicar el rejuvenecimiento facial. No olvides que tu cara es tu carta de presentación ante el mundo y un caso de mala praxis podría afectarte considerablemente.

No obstante, la cirugía de lifting facial, aunque es un proceso relativamente sencillo si lo comparamos con una operación más profunda, tiene los riesgos propios de cualquier intervención quirúrgica.

Otros procedimientos de cirugía estética que te pueden interesar son:

Para más información visita nuestra clínica de cirugía estética.