Hilos Tensores

https://salusmc.com/images/tratamientos/medicina-estetica/facial/salus-medical-clinic-hilos-tensores-despues.jpg

La técnica de hilos tensores consiste en la inserción de hilos de polidioxanona (PDO) dentro de la dermis con el objetivo de que la piel produzca fibras de colágeno naturales, eliminando la flacidez de forma indolora y rápida.

La polidioxanona es una sustancia biológica que se reabsorbe por el cuerpo y, aunque su uso en medicina estética es relativamente reciente, se lleva utilizando en intervenciones de corazón y en soturas desde hace bastante tiempo. Además, otro de los aspectos positivos de este material es que los hilos tensores no producen alergias.

¿Cómo se realiza el tratamiento de hilos tensores?

El procedimiento para poner hilos tensores es sencillo. Primero se marcan las zonas que se van a tratar en la piel del paciente, como si fuese un pequeño mapa guía. Después de que el anestésico local haga efecto se comienzan a colocar los hilos utilizando una cánula muy fina, que se introduce a través del tejido subcutáneo y, cuando se retira, el hilo queda tensado sin necesidad de anclajes.

La idea general de este procedimiento es la de “tejer” una malla de hebras muy finas que sujeten el tejido y aporten la firmeza perdida por la edad y la flacidez.

Efectos del tratamiento con hilos tensores

Los resultados de este procedimiento son inmediatos, partiendo desde el efecto tensor provocado en la zona de aplicación, hasta la estimulación de la producción natural de colágeno durante los dos meses posteriores a la intervención.

La finalidad de los hilos tensores es la de otorgar a la piel un aspecto natural y saludable. Siendo las zonas a tratar muy variadas: se pueden elevar las mejillas, mejorar los surcos nasogenianos, reducir las arrugas del contorno de ojos, elevar las cejas, o reafirmar el mentón, el cuello, el interior de los brazos, las mamas o el abdomen.

La duración del tratamiento con hilos tensores suele ser de entre 12 a 18 meses, dependiendo del tipo de piel, la edad y el estilo de vida del paciente. Por otra parte, los hilos se reabsorben en el cuerpo a los 6 meses, dejando en la zona una dosis extra de colágeno generado de forma natural como consecuencia directa del proceso.