Hilos tensores en Granada y Jaén

https://salusmc.com/images/tratamientos/medicina-estetica/facial/salus-medical-clinic-hilos-tensores-despues.jpg

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores se usan para realizar estiramientos faciales de forma menos invasiva que otros tratamientos estéticos, y ha demostrado arrojar resultados sorprendentes en aquellas personas que ya han comenzado a experimentar los efectos del envejecimiento.

Se trata de un procedimiento sencillo e indoloro que puede tomar entre 1 o 2 horas aproximadamente, que solo puede ser realizado por un cirujano estético altamente calificado para así conseguir los resultados esperados.

Este especialista toma los hilos tensores que son extremadamente delgados y los inserta en el rostro mediante incisiones diminutas hechas en el área que necesita estirarse.

¿Te preguntas cómo surten efecto? Sabemos que sí y por eso te lo contaremos de forma sencilla ¿Vale? Bien, pues dichos hilos se unen al tejido de la piel, y es en ese momento cuando el cirujano los tensa para poder estirar y alisar la cara.

Esto ocasiona que el área intervenida se eleve muy sutilmente, eliminando así la piel floja o colgante, y hoy en día goza de muchísima aceptación y receptividad en el mundo estético porque los resultados se notan prácticamente al instante.

Así es, una vez que se han tensado los hilos los pacientes recobran ese aspecto lozano y rejuvenecido que habían perdido tras el paso de los años ¡Fantástico!, ¿verdad?

Y lo mejor de todo es que este tratamiento no deja rastros, pues los nudos de los hilos se ocultan dentro de la piel, de modo que no hay riesgos de que queden cicatrices visibles en la zona tensada ya que las mismas son absolutamente internas e invisibles.

La técnica de hilos tensores consiste en la inserción de hilos de polidioxanona (PDO) dentro de la dermis con el objetivo de que la piel produzca fibras de colágeno naturales, eliminando la flacidez de forma indolora y rápida.

La polidioxanona es una sustancia biológica que se reabsorbe por el cuerpo y, aunque su uso en medicina estética es relativamente reciente, se lleva utilizando en intervenciones de corazón y en soturas desde hace bastante tiempo. Además, otro de los aspectos positivos de este material es que los hilos tensores no producen alergias.

Tipos de hilos tensores

1. Contour ThreadLift
 
El llamado Contour ThreadLift es uno de los tipos de estiramientos con hilos tensores más frecuentes y efectivos que puedes imaginarte.

Estos hilos son 100% exclusivos y están fabricados en polipropileno transparente. Estos arrojan resultados increíbles porque no se absorben, de modo que el cirujano tiene mayor precisión cuando los está manipulando, logrando inclusive conducirlos a lo largo de todas las líneas de contorno facial que ya había delimitado o marcado.

Las incisiones suelen realizarse encima de la línea del cabello de los pacientes, y son las pequeñas cavidades que permiten la inserción de las micro agujas con hilos tensores con cuyos dientes se levantará la piel floja del rostro, eliminando así los embates del tiempo y la gravedad.

2. Hilos tensores de oro

Los hilos tensores de oro han ganado mucha popularidad en los últimos tiempos porque estimulan la producción de colágeno, la cual es una proteína natural que produce el organismo que con el pasar de los años va disminuyendo su producción, y sus efectos se ven en la piel, huesos y más.

Además este metal precioso ha demostrado ser muy bueno para tratar las ojeras, sobre todo las más oscuras o pronunciadas, así que se pudiese decir que los hilos tensores de oro son unos de los más beneficiosos del mercado.

3. Hilos con ácido poli L láctico

Estos hilos tensores tienen propiedades muy beneficiosas porque son biodegradables y esto ocasiona que la tolerancia en los pacientes sea bastante alta.

4. Hilos tensores monofilamento

Se usan para reafirmar o trata el área de la mandíbula o la papada, aunque pueden ser usados para mejorar el aspecto de otras zonas del rostro.

5. Hilos tensores multifilamento

Son más gruesos que los anteriores porque están compuestos por varios hilos con la finalidad de que el efecto relleno sea extremadamente natural.

6. Hilos tensores espiculados o adentados

Estos acentúan el efecto tensor o lifting porque sus dientes producen más tracción en la piel, es por ello que están indicados para mejorar las zonas que presenten un mayor grado de flacidez como las mejillas, cuello o mandíbula.

¿Cómo se realiza el tratamiento de hilos tensores?

El procedimiento para poner hilos tensores es sencillo. Primero se marcan las zonas que se van a tratar en la piel del paciente, como si fuese un pequeño mapa guía. Después de que el anestésico local haga efecto se comienzan a colocar los hilos utilizando una cánula muy fina, que se introduce a través del tejido subcutáneo y, cuando se retira, el hilo queda tensado sin necesidad de anclajes.

La idea general de este procedimiento es la de “tejer” una malla de hebras muy finas que sujeten el tejido y aporten la firmeza perdida por la edad y la flacidez.

¿Quiénes pueden realizarse este tratamiento?

Tanto hombres como mujeres pueden someterse a este tratamiento estético y facial, siempre y cuando cumplan con la edad mínima establecida.

A ver, si tienen entre 30 y 60 años y ya han notado que su piel se siente menos tonificada, firme y tensa, bien sea en el cuello o rostro, es muy factible que puedan solucionar estas condiciones sometiéndose a los hilos tensores, en lugar de a otros tratamientos más invasivos que inclusive ameriten entrar a un quirófano.

Pero destaca que la escogencia de un tratamiento u otro dependerá enteramente de las condiciones de la piel y de la severidad del caso, así que el único facultado para determinar qué es lo más conveniente es un cirujano plástico.

No te confíes de los esteticistas que no cuentan con los conocimientos ni la experiencia necesaria para manipular hilos en tu rostro o cuello, porque recuerda que se trata de tu apariencia, es decir, que en estos casos un pequeño error, por muy pequeño que sea, puede costarte muy caro.

¿Por qué? pues porque corres el inmenso riesgo de verte al espejo después del tratamiento y no reconocerte en lo absoluto, bien sea porque se le pasó la mano con el tensado o porque las incisiones no hayan sido las correctas, lo cual entorpece todo el proceso.

Efectos del tratamiento con hilos tensores

Los resultados de este procedimiento son inmediatos, partiendo desde el efecto tensor provocado en la zona de aplicación, hasta la estimulación de la producción natural de colágeno durante los dos meses posteriores a la intervención.

La finalidad de los hilos tensores es la de otorgar a la piel un aspecto natural y saludable. Siendo las zonas a tratar muy variadas: se pueden elevar las mejillas, mejorar los surcos nasogenianos, reducir las arrugas del contorno de ojos, elevar las cejas, o reafirmar el mentón, el cuello, el interior de los brazos, las mamas o el abdomen.

La duración del tratamiento con hilos tensores suele ser de entre 12 a 18 meses, dependiendo del tipo de piel, la edad y el estilo de vida del paciente. Por otra parte, los hilos se reabsorben en el cuerpo a los 6 meses, dejando en la zona una dosis extra de colágeno generado de forma natural como consecuencia directa del proceso.

Beneficios de los hilos tensores

Si estás pensando someterte a este tratamiento facial debes estar al tanto de todos sus beneficios. Por eso te invitamos a leer las siguientes líneas con atención; ya verás que esta información te encantará.

  • La piel de tu rostro o cuello lucirá más firme, tensa y joven. Ya no tendrás piel colgante que te haga lucir cansada o envejecida, sino que tendrás una apariencia joven, lozana y radiante.
  • Se reduce la apariencia de pliegues, arrugas o líneas de expresión, lo cual es fantástico.
  • No te quedarán marcas ni cicatrices ya que los nudos de los hilos quedan dentro de la piel.
  • No es un procedimiento invasivo, es decir, te colocan anestesia local, no general, así que no es necesario que entres a una sala quirúrgica.
  • El tratamiento anti envejecimiento con hilos tensores no duele.
  • No es un procedimiento largo ni extenuante; solo toma unos 30 minutos en el mejor de los casos.
  • El material con el cual se producen los hilos tensores –polipropileno o polidioxanona- son biocompatibles, de modo que no producen reacciones alérgicas en los pacientes.
  • Este tratamiento estimula la producción natural de colágeno. Este le aporta vitalidad al rostro y hace que la piel luzca joven y saludable.
  • El procedimiento con hilos tensores no amerita hospitalización. Para nada, tan pronto se termine la sesión puedes marcharte a casa sin ningún problema, siempre y cuando sigas las indicaciones del especialista para que la recuperación sea óptima y positiva.

Proceso de recuperación

Los resultados del tratamiento son inmediatos porque los músculos se tensan y el rostro recobra una apariencia rejuvenecida y atractiva. Pero la diferencia real se nota a partir del primer o segundo mes de haberse realizado el procedimiento.

¿Cómo? Pues a través de la estimulación de la producción natural de colágeno y elastina que hacen que la piel esté más sana y elástica, y por lo tanto, más joven.

Además debido a que es un tratamiento rápido y poco riesgoso los pacientes pueden retomar sus rutinas el mismo día en que se someten a los efectos de los hilos tensores.

Aunque es muy probable que la zona tensada se inflame, o que se produzcan hematomas, estos síntomas desaparecen rápidamente: en menos de 15 días, así que la recuperación es bastante rápida.

Información importante

  • Los efectos no son permanentes

Aunque el tratamiento con hilos tensores es muy bueno, sus efectos no son eternos. Debes tener en cuenta que la efectividad no es permanente, y que las señales de rejuvenecimiento irán desapareciendo tras el paso de unos 18 meses aproximadamente.

La buena noticia es que puedes volver a someterte a este procedimiento, previo consentimiento del cirujano plástico, pues es el único facultado para decidir cuándo es el mejor momento para un nuevo tensado.

  • No todas las personas pueden someterse a este tratamiento

Las personas que tienen pliegues muy pronunciados, o cuya tez es muy fina, no son buenas candidatas para someterse al tratamiento con hilos tensores. Esto se debe a que en estos casos los hilos colocados pueden transparentarse.

Asimismo, quienes tienen la piel muy floja tampoco deberían colocarse hilos tensores porque con esta condición su capacidad de estiramiento no será suficiente, y esto evitará que se obtengan los efectos o resultados esperados.

  • No todas las zonas pueden tratarse

Sí, pese a que los hilos tensores son increíbles para tratar algunos efectos del envejecimiento, lo cierto es que no todos las zonas pueden tratarse.

Las más comunes son la zona de los pómulos, frente o cuello, así que para corregir otras imperfecciones lo ideal es optar por otro tipo de tratamientos estéticos, siempre bajo la supervisión de un profesional.

¿Qué puedes esperar después del tratamiento?

Si tu rostro o cuello han comenzado a mostrar signos de envejecimiento y tu cirujano estético te da luz verde para que puedas someterte a un tratamiento con hilos tensores, esto es lo que puedes esperar en caso de que tus zonas problemáticas sean tus mejillas, cejas, frente o cuello:

  • Las arrugas de la frente se verán difuminadas
  • Las cejas estarán más elevadas y la piel del rostro lucirá más tersa
  • Se disimularán las arrugas formadas en el contorno de los ojos
  • Las llamadas arrugas peribucales se matizarán
  • El perfil facial se verá más reafirmado
  • Las mejillas se elevarán y lucirás más joven
  • Los hilos tensores también son buenos para mejorar el doble mentón
  • Tu cuello no tendrá piel colgante ni pliegues porque será reafirmado.

Contraindicaciones más comunes

El tratamiento con hilos tensores está contraindicado en pacientes que presenten las siguientes condiciones de salud:

  • Enfermedades autoinmunes
  • Afecciones vasculares
  • Diabetes
  • Padecimientos neoplásicos
  • Mujeres embarazadas o lactantes
  • Quienes presenten infecciones en el área en donde se realizará el tratamiento

¡Los hilos tensores sí funcionan!

Como ves, los hilos tensores ofrecen una gran variedad de beneficios y ventajas a nivel estético, siempre y cuando pongas tu rostro en manos de un cirujano plástico especializado.

Es por ello que el mejor consejo que podemos darte es que no te confíes de otros profesionales inexpertos en la manipulación y colocación de estos hilos ya que podrían hacer que algunas facciones de tu rostro luzcan asimétricas, o tengan una apariencia extraña e indudablemente indeseada.

Otros procedimientos de medicina estética que te pueden interesar son:

Para más información visita nuestra clínica de cirugía estética.