Aumento de glúteos

https://salusmc.com/images/tratamientos/cirugia-estetica/corporal/salus-medical-clinic-aumento-gluteos-despues.jpg

El aumento de glúteos o gluteoplastia se está convirtiendo en una de las operaciones de cirugía estética más solicitadas, tras la operación para el aumento de mamas. Lucir unos glúteos firmes y redondeados es un deseo compartido tanto por hombres como por mujeres. La genética y los malos hábitos provocan que muchas personas no estén contentas con sus nalgas, ya que estas acusan problemas como la flacidez o la celulitis. El cine y la moda muestran traseros de infarto para incitarnos a prestar más atención a esta parte de la anatomía. Mejorar la apariencia de los glúteos es posible

Para quién está indicada la cirugía de aumento de glúteos

La gluteoplastia puede ser aplicada a personas que hayan perdido la firmeza de su trasero y carezcan de volumen, ya sea por causas genéticas o pérdida de peso. A menudo, las personas quieren adelgazar, pero no se dan cuenta de que, al perder peso, tienen como efecto una pérdida de firmeza en su cuerpo (especialmente, en zonas más propensas al sedentarismo, como los glúteos).

No solo las mujeres son candidatas a la gluteoplastia. También los hombres que lo deseen pueden someterse al implante de glúteos. Es más, son los varones quienes más lo solicitan.

¿Cómo es el procedimiento quirúrgico de la gluteoplastia?

  • Aumento de glúteos con prótesis: se practica una incisión de 4 cm en la zona del pliegue de ambos glúteos. Dentro del músculo, se coloca una prótesis hecha a medida del paciente. Suele usarse cuando el paciente no tiene grasa corporal de donde sacar para infiltrarle. Estos implantes, además, solamente pueden colocarse en las nalgas superiores, pues en las inferiores podrían dañar los nervios.
  • Aumento con relleno: es la propia grasa del paciente la que sirve como material de relleno. Esta grasa se infiltra en el glúteo. En otras ocasiones, no es la grasa del paciente, sino ácido hialurónico estabilizado lo que sirve para aumentar la nalga. Esta grasa se extrae de zonas donde no se desea tener, como el abdomen, la espalda y los músculos interiores y exteriores.

Se suele usar anestesia local, aunque bajo sedación profunda. Entre las 12 y 24 horas posteriores a la intervención, el paciente puede ser dado de alta y regresar a casa.

Cuidados posteriores

Tras someterse a la cirugía de aumento de glúteos, en un plazo máximo de 24 horas, el paciente es dado de alta. No obstante, deberá tomar una serie de precauciones y cuidados. Aunque se puede realizar vida normal pasadas las 48 o 72 horas, hay que llevar faja compresiva y limitar la actividad física por un mes.

Resultados

El resultado de la operación son unos glúteos más redondos y grandes. Además de más firmes. Los glúteos implantados no suelen moverse, ya que no tienen movilidad en la zona donde se colocan. Por otro lado, no se ve la cicatriz y queda un resultado muy natural.

Escogiendo médicos profesionales y expertos en gluteoplastia está garantizado un resultado satisfactorio, discreto y espectacular. Se obtiene el tamaño de nalgas adecuado a nuestra fisionomía y con la seguridad de que los cirujanos saben lo que hacen. Una mala colocación del implante provoca daños y un aspecto artificial y puede ocasionar daños musculares o en los nervios. Por eso, hay que optar por cirujanos expertos.

En el caso de decidirse por la técnica del aumento con relleno de grasa, hay que saber que, con el tiempo, es posible que el cuerpo reabsorba la propia grasa y será necesario repetir el proceso. Esta técnica es más natural y, además, satisface al paciente por partida doble, pues lleva liposucción y dieta en uno.