Operación de aumento de glúteos en Granada: todo lo que necesitas saber

https://salusmc.com/images/tratamientos/cirugia-estetica/corporal/salus-medical-clinic-aumento-gluteos-despues.jpg

Un cuerpo con curvas fantásticas y trasero redondeado es el sueño de cualquier mujer. Pero no todas se paran frente al espejo y tienen esa imagen que por lo menos alguna vez rondó sus pensamientos. ¿Cómo lograrla? La solución más rápida es la operación de aumento de glúteos, denominada gluteoplasia.

Son muchas las que desean mejorar su aspecto para lucir más atractivas. La cirugía de aumento es una forma de conseguir nalgas más desarrolladas y parecidas a las de estrellas famosas como Jennifer López o las Kardashian.

Los glúteos son un icono de atracción sexual y, en ocasiones, presentan trastornos por motivos de enfermedad, traumatismos, malformaciones congénitas o simplemente fue pobre el desarrollo del músculo de la cadera y el hueso de la pelvis.

Operar y aumentar tus glúteos influye en la autoestima

La búsqueda de la imagen “perfecta” no es algo nuevo, pues la historia se encargó de retratar féminas con traseros adecuadamente redondos, señalándolos como símbolos de la fertilidad; además, según estudios recientes, damas con curvas bien pronunciadas tiene una carga genética pesada que se traduce en seductora para los hombres.

Esto influye en el interés por mejorar el aspecto físico, incluyendo la “retaguardia” de una mujer; de ahí la alternativa de operar los glúteos para que sean más grandes y llamativos.

La operación de aumento de glúteos también favorece la autoestima. No es agradable mirarse y no sentirse a gusto con lo que vemos, despertando inseguridades que inciden negativamente en nuestras vidas.

Deporte vs. Cirugía

Si bien el ejercicio es una manera de cultivar un buen cuerpo, la cirugía estética lo hace más rápido y es efectiva, siempre que estemos en manos de profesionales responsables y certificados para moldearnos hasta dejarnos tan provocativas como queremos.

Actualmente existen tecnologías y métodos de avanzada para aumentar el tamaño de los glúteos. Esta es la cirugía más solicitada en el mediterráneo y países latinos, debido a que en sus sociedades estos atributos acaparan hasta más importancia que el tamaño de los senos.

Aunque generalmente es a partir de los 40 años cuando las pacientes tocan la puerta para operarse los glúteos, desde temprana edad están pendientes del crecimiento de esta parte del cuerpo, porque es cuando el músculo detiene su desarrollo.

En el caso de las mujeres “maduras”, acuden al quirófano porque sus nalgas tienden a ganar un aspecto flácido, dado que la masa glútea cede a la gravedad y, en consecuencia, la curva ya no es la misma.

Está bien que con el ejercicio y alimentación saludable que se evita en la juventud; pero esto no aplica si la persona padece una cifosis congénita o sencillamente en sus nalgas no hay suficiente masa glútea. Entonces, por más deporte que practique, no mantendrá la firmeza y menos habrá volumen.

Métodos para aumentar el tamaño del trasero

El auge que ganó la operación de aumento de glúteos es por las múltiples técnicas que existen, muy distintas a las aplicadas hace unos cuantos años, cuando los médicos primero debían trabajar con un modelo base de implantes que solo rellenaban algunas partes de la nalga.

Aparte del uso de prótesis, ahora los traseros de las pacientes pueden agrandarse donde lo necesiten, empleando su propia grasa y haciendo que luzca más natural.

Estas son las técnicas que hoy día para incrementar el tamaño de tu trasero:

Lifting de glúteos: Inyecciones de grasa

Son inyecciones de grasa que extraen de brazos, cintura o piernas de la paciente. Se colocan a través de una incisión vertical mínima entre las nalgas; por su tamaño y posición casi no se ve.

Entre las ventajas de esta operación de aumento de glúteos, destaca que la grasa no es rechazada por el organismo, ya que no es una sustancia extraña sino que pertenece al propio cuerpo.

También sobresale que el médico no tardaría más de una hora ejecutando el procedimiento y no amerita una hospitalización, así que en poco rato estarías exhibiendo tu nueva figura.

Las prefieren porque son naturales

Las inyecciones de grasa brindan resultados completamente naturales, sobre todo en aquellas mujeres que acuden al cirujano por flacidez o aplanamiento, debido a la pérdida considerable de peso.

Es preferible usarla porque se previenen las reacciones a los materiales sintéticos para rellenar, por ende no hay que repetir el procedimiento; si así fuera, es recomendable otra intervención para levantar nuevamente el trasero.

Es el especialista quien indicará qué tanto puede alcanzar el modelado de la figura, para no caer en excesos que rayen en lo grotesco.

Prótesis o implantes para agrandar glúteos

Hay pacientes que no son candidatas para la lipoinyección, dada su delgadez; si quiere aumentar el tamaño de su glúteos lo más conveniente son los implantes de silicona.

Es una técnica segura. Al escuchar la palabra “implantes”, algunas mujeres manifiestan rechazo inmediato, alegando que no se verán tan natural como desean, pero son reacciones equivocadas al confundirse con los biopolímeros.

No se trata de colocar silicona líquida o biopolímeros en el cuerpo, puesto que estos acarrean al menos un 40% de complicaciones y casi todas son irreversibles.

Lo que aplican algunos médicos es la combinación de la prótesis con un poco de grasa, para que el efecto sea armónico y duradero.

Gluteoplastia: estiramiento y firmeza

La gluteoplastia es otra de las alternativas para que el trasero luzca tonificado, grande y redondo. Es una cirugía que sirve para estirar la piel desde las caderas hasta el área superior posterior del muslo.

Es un método que también favorece el cuerpo para acabar con la celulitis y pliegues bajo las nalgas, que se producen cuando cae el músculo.

Aplica cuando la persona perdió elasticidad en la piel, ya sea por envejecimiento o baja de peso. Para que el efecto sea el esperado, hay que combinarla con la operación de aumento de glúteos.

¿Cómo es la operación para colocar implantes de glúteos?

Sus tamaños varían y normalmente no se colocan mayores de 400 cc. El procedimiento para implantarlas consiste en abrir una incisión que mida entre 5 y 7 centímetros en la zona interglútea.

Luego se disecan los tejidos hasta que se llegue al músculo mayor. Este se separa en una sección superficial y otra profunda para colocar las prótesis. Al igual que con el lifting, la cicatriz no se ve.

Lo bueno de usar implantes, es que si llegase a presentarse algún inconveniente, pueden retirarlos.

“No podré sentarme si tengo prótesis”, ese es un mito roto. Lo único cierto es que una vez operadas las nalgas, no podrán recibir ningún tipo de inyección en estas, teniendo que optar por los brazos y muslos.

Preoperatorio del aumento de trasero

Como cualquier cirugía, aumentar el tamaño de los glúteos requiere una preparación que inicia con la cita diagnóstica, esa en la que el médico evalúa la condición de la paciente y determina el camino más viable según su anatomía.

La idea es encontrar un equilibrio entre lo que ella quiere y lo que le va mejor a su cuerpo.

Independientemente si la opción es la inyección de grasa o los implantes, serán necesarias unas consultas previas para determinar el estado general de la persona, realizar ciertas fotografías, explorar los glúteos y medir algunos parámetros.

Según la edad y lo que arrojen los exámenes físicos, se requerirán o no otras pruebas como ecografías y electrocardiogramas.

Postoperatorio del aumento de glúteos

Es normal que un par de horas tras la operación, la persona sienta dolores los cuales puede calmar con analgésicos; esas molestias mejorarán a más tardar en 72 horas.

En los próximos tres meses tiene que usar faja. Las marcas e inflamaciones suelen desaparecer a medida que avanza el postoperatorio.

No es posible dormir boca arriba o sentarse en los primeros cinco días y si el paciente practica algún tipo de deportes, puede retomar su rutina en los próximos dos meses, usando siempre protector solar.

Para el reintegro laboral luego de una cirugía de aumento de glúteos, se sugiere esperar diez días, dependiendo del progreso en la recuperación.

Resultados

El resultado de la operación son unos glúteos más redondos y grandes. Además de más firmes. Los glúteos implantados no suelen moverse, ya que no tienen movilidad en la zona donde se colocan. Por otro lado, no se ve la cicatriz y queda un resultado muy natural.

Escogiendo médicos profesionales y expertos en gluteoplastia está garantizado un resultado satisfactorio, discreto y espectacular. Se obtiene el tamaño de nalgas adecuado a nuestra fisionomía y con la seguridad de que los cirujanos saben lo que hacen. Una mala colocación del implante provoca daños y un aspecto artificial y puede ocasionar daños musculares o en los nervios. Por eso, hay que optar por cirujanos expertos.

En el caso de decidirse por la técnica del aumento con relleno de grasa, hay que saber que, con el tiempo, es posible que el cuerpo reabsorba la propia grasa y será necesario repetir el proceso. Esta técnica es más natural y, además, satisface al paciente por partida doble, pues lleva liposucción y dieta en uno.

Aclare todas sus inquietudes antes de la intervención

También es fundamental que comunique al doctor si padece o padeció algún tipo de enfermedad que pudiera causar complicaciones.

Es de suma importancia que la (o el) paciente exprese todas sus inquietudes al cirujano, tanto sobre el preoperatorio como la recuperación. Una de las principales dudas tiene que ver con el tipo de anestesia; comúnmente se aplica la general.

La persona tiene que estar completamente segura que la clínica donde se llevará a cabo la operación de aumento de glúteos, cuenta con todas las condiciones sanitarias para tales procedimientos.

Riesgos del aumento de glúteos

Cada organismo reacciona diferente ante una cirugía y la operación de aumento de glúteos no está a salvo de algunos riesgos.

Uno de ellos es la contractura capsular o encapsulamiento, aunque no son tan frecuentes; otros son los hematomas que suelen solucionarse con drenajes quirúrgicos; el desplazamiento de prótesis es una complicación más, pero aplicando la técnica intramuscular es poco probable que ocurra.

La asimetría, otro de los fallos, se repara con la lipoinyección (implantes + inyección); mientras que tromboembolismos e infecciones son en extremo infrecuentes.

Mejor imagen y mayor seguridad

Como se mencionó anteriormente, el ejercicio es el trayecto natural para moldear el cuerpo, pero no a todos les funciona; por eso las operaciones de aumento de glúteos incrementan constantemente.

Es un procedimiento costoso en lo monetario, depende del país y el tipo de método. No solo es demandado por mujeres, muchos hombres también apelan a ella.

Quienes ya se la han hecho, coinciden en que genera, además de la mejora en el aspecto corporal, un cambio positivo en cuanto a seguridad y autoestima, porque se sienten cómodos consigo tanto en apariencia como en lo emocional.