Banda Gástrica

banda gástrica, Salus Medical Clinic Granada

La banda gástrica es uno de los tratamientos más novedosos para tratar el sobrepeso. El funcionamiento es sencillo, se reduce la capacidad del estómago y, por tanto, la cantidad de alimentos que se ingieren en cada comida.

La pérdida de peso con la banda gástrica se produce a medio y largo plazo, pudiendo el cirujano ajustar la banda según las necesidades del paciente.

Uno de los factores más positivos de la banda gástrica es que no necesita cortar ni grapar el estómago, es un tratamiento reversible y no se considera como una cirugía traumática.

¿Cómo funciona el tratamiento de banda gástrica?

La banda gástrica se pone a través de laparoscopia, una técnica muy poco invasiva con la que no hay que hacer incisiones grandes, sino que con pequeños orificios basta. La banda gástrica es un ajustable y está hecha de silicona, da sensación de plenitud y consigue reducir el apetito de los pacientes sin tener que recurrir a grapas o cirugía.

Esta técnica permite al cirujano ajustar la banda gástrica sin dificultad, para controlar la cantidad de alimentos que pasan al estómago y así personalizar el tratamiento para que se ajuste a las necesidades de cada paciente.

La cirugía de banda gástrica tiene una duración de entre 45 y 90 minutos y está recomendada para pacientes que tienen un Índice de Masa Corporal alrededor de 30 y que presentan algún tipo de enfermedad asociada a la obesidad. Como hace falta anestesia general, normalmente la intervención de banda gástrica requiere de 24 horas de hospitalización.

Beneficios de la banda gástrica

Algunos de los beneficios de la banda gástrica son:

  • Es una intervención reversible.

  • Es cirugía no invasiva.

  • Se puede ajustar a las necesidades de cada paciente.

  • La intervención dura menos de 2 horas y es muy sencilla.

  • Los pacientes con banda gástrica dejan de sufrir al ver como el apetito se reduce de forma automática.

  • La cicatriz es tan pequeña que ni se nota.

  • Los riesgos de esta intervención son sensiblemente menores a los de otro tipo de cirugías para tratar la obesidad, por lo que es uno de los tratamientos más recomendables.